Categorías
Uncategorized

Televisión Digital Terrestre. En el disparadero digital.

Desde que desde instancias gubernamentales se indicó la posibilidad de ampliar la oferta televisiva en España con dos nuevos canales de televisión analógicos de ámbito nacional, la puesta en marcha de la Televisión Digital Terrenal (TDT) se ha convertido en un tema urgente y en la panacea y remedio de todos los problemas relacionados con el mercado televisivo.

La tecnología, que desde el fracaso de Quiero TV, solo se utiliza para aquellas emisiones obligadas por madrugadores concursos tanto de ámbito nacional como autonómicos, ahora solucionará la escasez de soportes televisivos para la publicidad augurada por Miguel Ángel Rodríguez y dará satisfacción a los consumidores que dispondrán de una amplia oferta de canales con calidad digital y gratuitos, frente a las ofertas de pago como Digital+, las redes de cable o Imagenio.
Además, todo esto se hará con una inversión mínima por parte del consumidor que sólo tendrá que invertir unos 100 euros en un adaptador que permitirá a su televisión analógica recibir las señales digitales, previa instalación de un amplificador en la antena colectiva de recepción de televisión.

Por su parte, los operadores de red podrán rentabilizar su inversión en la red digital, que ahora solo se utiliza de forma testimonial. Retevisión Audiovisual tiene la red desplegada para Quiero TV desde el año 2000, cuenta con 2000 emplazamientos en todo el territorio nacional y una cobertura del 85% de la población. Difusió Digital, operadora de red del grupo Abertis Telecom (como ahora Retevisión) dispone de una red en Cataluña que alcanza casi el 100% de cobertura. Por su parte, Axión cuenta con una red en Andalucía que se utilizará para la TDT andaluza y el operador gallego Retegal emite en pruebas desde 1999.

Por último, los operadores de televisión analógica, podrán ofrecer programación diferenciada de su señal actual, tendrán un nuevo soporte para publicidad orientada a públicos más segmentados y ampliarán su negocio entrando en la producción de canales temáticos. Tales son las ventajas de la TDT, que a pesar de que desde marzo de 2000 disponen de un programa digital en un múltiplex, y que una vez se produzca el apagón analógico dispondrán de cuatro programas más, ahora mismo tanto Antena 3 como Telecinco piden al menos medio múltiplex que les permita disponer, en este periodo de transición al digital, de al menos tres programas.

Silencio administrativo

Todas estas ventajas no eran suficientes sin embargo para que ninguno de los actores: operadores de red, fabricantes de equipos, adjudicatarios de licencias, operadores de televisión analógica, productores audiovisuales, o consumidores, solicitaran del gobierno, con la fuerza que ahora se hace, la puesta en marcha y el apoyo institucional para el desarrollo de la TDT.

En líneas generales se pedía subvenciones para el recambio tecnológico del equipamiento doméstico que supondría la emisión y recepción de señal digital, y una vez fracasó la iniciativa de Quiero TV, se argumentó que no había rentabilidad en la TDT sin una masa crítica de receptores. Desde la administración no se instó a afrontar el cambio tecnológico, al contrario se admitió el cese de emisiones de Quiero TV y se aprobaron las rebajas de las exigencias económicas a los operadores de las dos televisiones digitales terrestres de ámbito nacional, Net TV y Veo TV, entendiendo que sus expectativas de negocio no se cumplían por falta de desarrollo de la nueva tecnología. Estas decisiones parecían indicar que la convocatoria y adjudicación de licencias TDT fue un hecho prematuro.

Hasta ahora la administración ha optado por el silencio ante las propuestas realizadas desde distintas instancias. En junio de 2003 las televisiones públicas integradas en la UER acordaron fomentar e impulsar el desarrollo de la TDT, tras el fracaso de modelos de negocio de TDT de pago se concluyó que se dirigía a audiencias tradicionales y por tanto tendría que ser gratuita, en esas fechas se creó el Foro TDT de Cataluña y Actual TV iniciativa promovida por Retevisión Audiovisual y Telemadrid que solicitaba el reparto de las frecuencias otorgadas a Quiero TV.

La propuesta digital

RTVE, a través de su dirección RTVE Digital, ha presentado tanto en los distintos foros sobre Televisión Digital como ante el actual gobierno, su intención y disponibilidad para impulsar la TDT.

RTVE ofrece sus canales temáticos: Canal 24 Horas, Teledeporte, Grandes Documentales, Canal Nostalgia y Canal Clásico, además de sus dos canales analógicos nacionales y sus señales internacionales. Si a esto se sumaran las señales de Net TV y Veo TV, y las de los operadores nacional analógicos ya se habría generado una oferta nueva, que estaría disponible de forma inmediata para al menos el 85% de la población, con un coste mínimo. Pero para que esto sea posible, el gobierno debe repartir de nuevo los canales adjudicados a Quiero TV.

En la actualidad se ha convocado y adjudicado los concursos de TDT de Madrid, Navarra, La Rioja y Cataluña. También se ha convocado el concurso de TDT local de Baleares que ya se ha resuelto con la adjudicación de 28 programas a ocho empresas, el de Navarra que solo ha recibido dos ofertas por la demarcación que incluye Pamplona y el de la Comunidad de Madrid que otorgará 34 licencias de televisión digital local.

En esta comunidad autónoma se pueden captar once programas, los nacionales: TVE 1, La2, Antena 3 TV, Telecinco y Canal +; los autonómicos, Telemadrid, La Otra, Onda 6 y Quiero Madrid, y los nacionales digitales Veo TV y Net TV (que emiten Expasión TV y Onda 6, respectivamente)

A lo largo de 2005 se convocarán y otorgarán la totalidad de los concursos autonómicos, lo que supondrá, por lo menos, cuatro programaciones nuevas por autonomía, y de los locales que pueden otorgar más de 1.200 televisiones locales.
Los casos europeos

En esta segunda etapa de la televisión digital el modelo de negocio ha cambiado. Se establecen consorcios de radiodifusores públicos y privados que ofrecen canales en abierto y gratuitos. Las ventajas de la tecnología digital se utilizan para generar contenidos de valor añadido, por lo que sí se cobra o comercializar algunos contenidos (fútbol, eventos, etcétera).

En Reino Unido e Italia se han puesto en marcha dos iniciativas que con estas características básicas. En el Reino Unido, Freeview es la plataforma lanzada en octubre de 2002, por una compañía en la participan, BBC, BSkyB y CCI su oferta está compuesta por 30 canales de televisión de la BBC y de BSkyB, alguno de los cuales se ofrecen a través de su plataforma de pago, 20 canales de radio y tres servicios interactivos. En junio de este año el número de hogares que había comprado el receptor IDTV, por un precio de 60 euros, necesario para recibir la señal digital de Freeview en un televisor analógico superaba los cuatro millones.

En Italia se han adjudicado en 2003 cinco multiplex a la RAI (2), Mediaset, Telecom Italia y D-Free, que operan desde febrero de este año y comercializan 20 programas digitales de ámbito nacional. En este caso la compra de los adaptadores cuenta con una subvención estatal. El gobierno destinó este año 110 millones de euros a subvencionar la compra de 700.000 aparatos que tienen un precio final para el consumidor de 49 euros. Las ventas han superado las expectativas y se calcula que un millón de hogares podrán recibir la señal digital a final de este año. Los servicios interactivos en el caso italiano han permitido que Mediaset pueda cobrar, a través de una tarjeta prepago que se adquiere en los estancos, determinados partidos que se emiten en codificado a través de sus canales.

Esta parece ser la segunda oportunidad de la televisión digital terrestre que tras las experiencias traumáticas de ITV en Reino Unido, PTDP en Portugal y Quiero TV en España, que demostraron la inviabilidad de un modelo de negocio de TDT de pago, se concentra en ser el relevo tecnológico de la televisión actual que dispondrá de los recursos de la tecnología digital para el desarrollo de nuevos servicios interactivos audiovisuales, estos sí de pago

Deja un comentario