Categorías
Uncategorized

Crónica de un encuentro

Miércoles 13 de Septiembre de 2005

Estoy en el aeropuerto de Barcelona esperando el momento de embarcar en un avión hacia Granada. Me acompaña mi amigo y compañero de trabajo Josep Maria Junoy. Los dos hemos compartido un mismo interés desde 1989, la usabilidad. Recuerdo todo lo que hemos recorrido juntos y llego al convencimiento que sin él hoy yo no estaría de camino a Granada.

¿Nuestro objetivo? El encuentro de profesionales de la Usabilidad que tendrá lugar durante el Congreso Interacción 2005 organizado por AIPO, la asociación de Interacción Persona-Ordenador decana en España.

Un año y unos meses antes

Vuelvo la mirada atrás. Estoy en un auditorio de la Universidad de Lleida. Conmigo en la mesa se encuentran Javier Cañada de Cadius, Sal Atxondo de Claro Studio, Luis Miguel Molinero de HP y Raquel Navarro, investigadora de la UOC, moderadora de la mesa redonda. Delante, el público, investigadores de universidades de toda España que están en el Congreso Interacción 2004. Quieren escuchar la voz de las empresas, de los profesionales. Y yo, muy nervioso.

Empezamos a hablar y el público a preguntar. La mayoría opina que hay poca colaboración entre la empresa y la universidad, unos desconfiamos de los otros. ¿La razones? diversas. Pero hay un espíritu de cambio.

A la salida los profesionales hablamos, nos presentamos, nos empezamos a conocer. Nos damos cuenta que siendo pocos estamos distantes, pero nos vamos todos con la sensación que el día ha valido la pena.

Unos meses más tarde

Estoy a punto de impartir la primera sesión de un curso de introducción a la usabilidad para informáticos de mi empresa. Me lo ha pedido la propia empresa ¡Increíble! Hace unos años esto hubiera sido imposible. ¿Algo está cambiando? Ahora hablas de usabilidad y ya no ponen cara rara, les suena el nombre, no saben bien en qué consiste, algunos creen que es más una filosofía que otra cosa, pero ya no les extraña.

La usabilidad empieza a ser conocida, pero aún no está reconocida. En la universidad no hay estudios homologados y en las empresas, las que por suerte cuentan con algún equipo especializado, se aplica la usabilidad de forma parcial y no en todos los proyectos.

Empiezo a preguntarme ¿Por qué conformarse? Me acuerdo de Lleida, allí estábamos unos cuantos. ¿Y si les llamo? ¿Por qué no empezar nosotros mismos a concienciar a las empresas y a la sociedad? Lo hago, envío algún que otro email, llamo por teléfono y aprovecho mis viajes a Madrid para hablar con los profesionales que tengo a mi alcance. Unos me llevan a otros.

Llegamos a ser 35. Nos comunicamos por email, nos reunimos virtualmente y acordamos vernos. ¿Dónde? En Granada, durante el Congreso Interacción 2005. ¿Objetivo? Organizarse para trabajar por el reconocimiento social, empresarial y universitario de la profesión, para compartir y divulgar conocimiento y también, cómo no, para conocernos.

De vuelta al 13 de Septiembre

Una voz conocida me rescata de mis pensamientos y me devuelve al aeropuerto. Se trata de Eva, investigadora de la UOC que también está de camino a Granada. Tuve el placer de trabajar con ella recientemente. Presentamos en Granada una ponencia científica con los resultados de nuestro trabajo. No había tenido hasta el momento la oportunidad de colaborar con una universidad. El resultado, magnífico, habrá que repetir. Por fin, en la megafonía anuncian nuestro vuelo. Embarcamos.

Mañana del día 14

Empieza el congreso. El presidente del comité científico es Ángel Puerta, asturiano, profesor de la universidad de Stanford y empresario. Habla de la selección de las ponencias y de su buen nivel. Lo compruebo durante toda la mañana. Accesibilidad, interfaces hápticas, ubicuidad, patrones de conducta web, robots humanoides, ingeniería de la usabilidad, etnografía aplicada a la usabilidad y muchos otros temas. Antes del almuerzo tengo el cerebro hiperestimulado: ideas, ideas y más ideas.

Tarde del día 14

Los profesionales hemos quedado en reunirnos a las 4. Tal y como llego al punto de encuentro veo a Susana y a David de Bankinter. Se van sumando otros, Pedro y Juan José de Telefónica I+D, Sal y Ariel de Clarostudio, Marina de HP y así uno tras otro hasta llenar la pequeña sala. También asiste invitado Jesús Lorés, presidente de AIPO.

El encuentro es vivo, todos tenemos ganas de participar y explicar nuestra experiencia. Todos queremos que esto funcione. Empezamos a tratar los temas del orden del día, se van tomando acuerdos. Se decide que el grupo sea estable, que no se acabe todo en Granada. Finalmente sale un documento.

Mañana del día 15

Me he pasado parte de la noche preparando el dichoso Power Point con lo acordado en la reunión del día anterior. Estoy un poco cansado y al mismo tiempo contento. Va a empezar una mesa redonda, en ella presentamos los acuerdos tomados ayer. El público, investigadores y profesionales. Una buena mezcla.

¿Y el final? Feliz, como todas las buenas historias.

Un mes más tarde

Estoy escribiendo esto en la tarde lluviosa del 12 de Octubre. Ha pasado casi un mes desde el encuentro de Granada. Quería explicar lo que recuerdo desde un punto de vista personal, desde el corazón que desde la razón. No se si lo consigo, el lector lo decidirá. Los comentarios de Alzado siempre son jugosos.

En marcha

Ahora ya somos más en el grupo. Desde Granada se han ido sumando más profesionales a la iniciativa. Ya estamos trabajando en nuestros objetivos. ¡Ay! ¡Pero que despiste! Si aún no los he explicado. Pues son éstos:

  • Promocionar la usabilidad en el ámbito empresarial.
  • Promover el reconocimiento social de la profesión.
  • Impulsar la colaboración empresa – universidad en el ámbito de la Interacción Persona-Ordenador.
  • Promover comunidades de profesionales en IPO que fomenten la comunicación, el contacto y el intercambio de conocimiento.

Para ello, ya estamos trabajando en varios frentes:

  • Colaboramos con la universidad en la propuesta de un máster homologado de Interacción Persona-Ordenador.
  • Recopilamos experiencias para su posterior divulgación.
  • Trabajamos para conseguir sistemas fehacientes que nos permitan el cálculo del retorno de la inversión de la usabilidad.
  • Debatimos la conveniencia o no de homologar los conocimientos profesionales del especialista en usabilidad.
  • Participamos y generamos eventos que permitan la promoción y divulgación de la usabilidad. A la vista: los actos del Día Mundial de la Usabilidad del 3 de Noviembre.

En fin, trabajo hay para todos y más.

Si queréis saber más sobre este asunto, aquí tenéis el enlace a la página oficial del grupo de profesionales de usabilidad.

Deja un comentario