Categorías
Uncategorized

Antes de la experimentación

El que no sabe lo que quiere acaba donde no quiere estar. Bob Greene

Durante el periodo 1999-2001 la participación de los clientes en los proyectos web era entusiasta y colaborativa. Había recursos (personas, tiempo, información) dedicados a las iniciativas web. La promesa de grandes beneficios era una motivación extra.

Según que clientes, el coste, no era una barrera y los objetivos venían marcados por un Plan de Negocio.

Tras la explosión de la "burbuja", estos equipos o se han liquidado o se han dispersado por otros departamentos (tecnología, márketing, recursos humanos) reasignándoles otras tareas.

Las presiones de trabajo son tres: plazos cortos, costes reducidos y alta calidad.

Cuando un cliente contrata la creación de un nuevo sitio web de se inicia para él un periodo que supone una ruptura con su día a día. Una etapa con un componente anecdótico y de divertimento con una actitud abierta y colaborativa hacia .

Sin duda, no hay nada mejor que un cliente involucrado en un proyecto para que éste avance con éxito. Pero con medida. Hay que evitar la extralimitación y la imposición de criterios.

A diferencia de proyectos internos (intranet, sistemas y demás aplicaciones críticas), los sitios web públicos ofrecen mayor libertad en cuanto a diseño. Una puerta abierta a la creatividad y uso de recursos interactivos que se apartan de lo convencional.

Para ello, se acude a recursos como Flash, DHTML, imágenes pesadas, gadgets de interfaz no estándar y metáforas avanzadas que penalizan la interacción con el sitio. Acudimos a un uso perverso del concepto de "Diseño de Experiencias".

AAA

Hay que superar la web basada en texto y enlaces azules.

Experimentar es clave para que el diseño de interacción evolucione.

Si los objetivos que se persiguen con un sitio web son la experimentación, transmitir un mensaje de forma rompedora y sabemos que encajará con el perfil de nuestro público, adelante, experimentemos.

Pero para llegar a esa conclusión es necesario plantearse una serie de cuestiones previas si no queremos que el resultado juegue en contra nuestro:

Contexto
¿Dónde estamos?
¿Competimos?, si es así, ¿con quién competimos?

Objetivos
¿Dónde queremos estar?, ¿en qué plazo?
¿Qué queremos lograr a través de nuestro sitio?

Público objetivo

A quién nos dirigimos (clientes, empleados, inversores, proveedores, distribuidores, prensa, competencia, opinión pública en general�)

Cuál es su perfil concreto características sociodemográficas (edad, sexo, capacidades físicas, poder adquisitivo,�) y en relación a la red (acceso, plataformas que utilizan, navegadores�).

Necesidades y forma de satisfacerlas: porqué vienen a mi sitio web, qué pueden buscar en él, dadas sus características, cuáles pueden ser las alternativas de ofrecerles esos servicios�

¿Tenemos en cuenta estas necesidades al diseñar? En muchos sitios web, claramente no.

Qué puedo decir cuando no sé qué decir pero tengo que decir algo

Muchas personas equiparan imagen de marca con uso y abuso de recursos interactivos (pantallas intro, fullscreen, gadgets DHTML o mutimedia).

Los profesionales relacionados con el diseño web y multimedia debemos de tener en cuenta nuestras limitaciones:

En muchos casos no conocemos el negocio, ni el funcionamiento del mercado al que se dirige nuestro cliente. Por tanto, no somos quienes para fijar los objetivos de su sitio web. Nuestra tarea es articular la consecución de unos objetivos previamente definidos.

Consecuencia de la ubicación del interfaz de usuario en el punto medio entre tecnología, personas y negocio, en muchos análisis de "usabilidad", se presentan como conclusiones que una determinada empresa no ofrece tal o cual servicio a sus usuarios mientras que los sitios de la competencia sí lo hacen.

Conclusiones de este tipo en informes de usabilidad pueden resultar erróneas y cuanto menos intrusivas en otros campos como el desarrollo de negocio y marketing de una empresa. Una cosa es una comparativa de servicios o benchmarking y otra una comparativa de la usabilidad de aquellas tareas que soportarán objetivos sitio�

Es posible que esos servicios no se presten a través de un sitio web por causas como la falta de infraestructura tecnológica o humana para dar este servicio, evitar la canibalización de la red comercial, la voluntad de provocar el contacto personal, la poca idoneidad del servicio para ser comercializado a través de canales web� entre muchas otras o simplemente porque dar ese servicio a través de la web no interesa.

Nuestra primera tarea pasa por conocer el QUE: una toma de requerimientos comenzando por los objetivos del sitio web y el mercado al que queremos llegar para luego articular el C�MO: basándonos en esos objetivos y la situación interna de la empresa (tecnología, infraestructura tecnológica y humana�), crear un sitio utilizando las herramientas adecuadas para lograr estos objetivos previamente designados.

Sugerencias

  • Reflexiona: marca unos objetivos y analiza a qué público objetivo te diriges.
  • Selecciona los contenidos y servicios más adecuados para tus objetivos y contexto.
  • Utiliza las herramientas más adecuadas.
  • Construye comenzando por la función: servicios, tareas principales, estructura.
  • Cuida la estética final procurando que no perjudique a la correcta prestación del servicio a los usuarios.

Deja un comentario