Categorías
Uncategorized

Sobre el talento

A raiz del artículo anterior y del interesante debate en sus comentarios, creo que vale la pena aclarar algunos de los puntos sobre lo que yo considero talento. Me puedo estar equivocando, es un tema complicado, pero esto es lo que mi experiencia me dice.

El talento es siempre caro aunque venga de paises más pobres

Al hablar de atraer talento del extranjero en el artículo anterior, quizás algunas personas imaginaron que se refería a traer talento a buen precio de países con menores costes. En absoluto.El talento, tenga el origen que tenga, es caro.

Una persona brillante puede escoger casi a placer el lugar donde trabajar, atraerlo a tu empresa no será nunca barato, en todo caso será más o menos caro, pero nunca barato. El problema principal del talento no es el precio, el problema es encontrarlo, una vez encontrado siempre vale la pena pagar el precio que corresponda, sale a cuenta.

El talento es siempre escaso

El talento es escaso, si abundase no habría ni que molestarse en hablar de él. El talento lo tiene una pequeña parte de la población con una inteligencia fuera de lo normal que ha aprovechado para acumular conocimientos fuera de lo normal y que lo puede demostrar haciendo cosas fuera de lo normal.

El talento sabe inglés, suele haber vivido en al menos dos países y estudiado en lugares diferentes. Se ha cambiado mucho de proyecto/empresa, pero no solo por dinero, que también, sino también por qué busca proyectos interesantes donde se pongan a prueba sus conocimientos y pueda ir más allá.

El talento es difícil de detectar

Todos los requisitos anteriores para el talento son solo indicativos, uno puede cumplirlos todos y no tener talento. Igualmente también le puede faltar alguno y ser talentoso. Detectar talento es tan complicado que hay empresas que se solo viven de eso (headhunters) y los psicólogos han creado mil técnicas y test cuantitativos para detectarlo. Si hay toda una industria dedicada al tema es porque no es precisamente fácil encontrar talento.

El talento es dificil de detectar en frio, en una charla normal, pero se detecta más fácilmente cuando se ven ejemplos del trabajo de esa persona o se le pone frente a un problema real y concreto. Por esta razón las entrevistas más prácticas y por especialistas o potenciales compañeros de trabajo, no por gente de recursos humanos, son las más indicadas para detectar talento.

El talento no es talento si no se puede demostrar

Si no se han realizado proyectos, pequeños o grandes, que supongan retos a batir, difícilmente el talento ha tenido ocasión de desarrollarse en una persona. Esos mismos proyectos son los que luego permiten demostrar que se tiene talento.

Hoy en día ya nadie se puede quejar de tener talento, pero faltarle oportunidades para demostrarlo. Si el problema es conseguir una entrevista por falta de experiencia en el CV, la juventud o falta de contactos, es fácil de solucionar. Con los costes tan reducidos que supone iniciar un proyecto en Internet (un dominio 9 dolares, un hospedaje y software gratuito a porrillo) no hay excusa para no demostrar ese talento creando un proyecto, por pequeño que sea y por pocos usuarios que capte. Estos proyectos comienzan como hobbies, pero son realidad una inversión que luego se amortiza con mejor salario. Tu mejor tarjeta de presentación no es un CV lleno de cursos especializados que no demuestran más que has podido pagar la matrícula, sino algo real que has creado tu mismo.

Ni nacionalidad, ni fronteras importan

El mercado del talento es global, la nacionalidad juega un papel secundario. Las personas brillantes se mueven entre países porque es necesario para llegar a ser brillante haber intercambiado conocimientos y tenido experiencias enriquecedoras de diferentes culturas. En cualquier lugar donde haya talento los extranjeros abundan, pero mucho.

Las personas con talento suelen tener peripecias vitales poco corrientes, son personas con vidas muy movidas desde pequeños y frecuentemente son hijos de padres de diferentes nacionalidades. No es ninguna casualidad. Un año en otra cultura te hace aprender más que 5 años sin moverte del mismo lugar. La buena noticia es que el impacto del programa de intercambio Erasmus entre universidades europeas está siendo brutalmente positivo en España. Ir al extranjero a estudiar ha pasado de ser un lujo de niños ricos a algo totalmente normal, algo crucial para sacar a la luz el talento que tenemos en España.

Entender que al talento le gusta y necesita moverse, significa comprender que el talento de aquí por fuerza quiere irse y el de fuera quiere venir (si se le ofrecen buenas condiciones) no solo de dinero, sino de proyectos interesantes. No es necesaria una política específica de retorno del talento nacional, si hay empresas e instituciones se preocupan de captar y pagar talento, el nacional que ha emigrado será el primero en volver.

El talento no se crea solo y aislado

El talento que aparece en la nada más absoluta de manera autodidacta ha sido el prototipo del talento español. El tipo que luego es ensalzado luego por los medios a la categoría de heroe, pero que por su propia excepcionalidad dificilmente sirve de referencia o inspiración para otros.

Para crear una cantera de talento necesitas una masa crítica mínima de talento. Como esa masa crítica es difícil de alcanzar en España, mi propuesta del artículo anterior es atraer talento del extranjero.

España ¿problema u oportunidad?

Se ha mencionado en los comentarios que las empresas españolas no son de primer nivel. Eso significa que no están dispuestas a pagar el talento, ni ofrecerle proyectos interesantes y por eso simplemente no tienen talento. Puede ser, sin embargo yo no veo esto solo como un problema, sino como una oportunidad. Significa que si quieres captar talento en España tendrás que competir con mucha menos gente por él, te saldrá menos caro y será más fácil retenerlo.

Igualmente quienes tengan entre manos un proyecto innovador con un equipo talentoso, deberían frotarse las manos, valga la redundancia. Si las empresas españolas son tan mediocres y faltas de talento, a priori debería ser relativamente fácil que te vaya bien con tu proyecto. No deberías quejarte sino celebrarlo 🙂 Hablo en serio, creo que esta es la situación real en España tal y como escribí hace 3 años en el artículo "El país de las oportunidades".

¿Es el tamaño de la empresa un problema?

Se ha dicho que España es un país de pymes (pequeñas y medianas empresas) que no pueden competir captando talento con las grandes empresas. Creo que esto no es cierto. Una empresa grande tiene más dinero, pero también tiene más gastos. Lo contrario le pasa a una empresa pequeña, si la empresa va bien, con menos gastos es más fácil atreverse a pagar salarios muy altos, de hecho conozco varios casos.

La productividad también es un argumento importante. Una persona muy brillante en una empresa grande poco podrá hacer para aumentar los ingresos globales de la empresa,. Necesitarán de mucha gente brillante para notar beneficios. Sin embargo una persona brillante en una empresa de 3 personas, supone el 33% de la producitividad, su impacto será muy grande en los beneficios. Ser grande no siempre es positivo, ni ser pequeño siempre es negativo.

Deja un comentario