Categorías
Uncategorized

Mapas y usabilidad

Desde hace tiempo, pero especialmente desde la aparición de Google Maps, los mapas han cobrado más popularidad en la web y se han comenzado a utilizar de manera extensiva.

El ámbito web no es el único, otros dispostivos como los GPS tienen muchas utilidades prácticas que se irán incorporando a la vida cotidiana. Todo ello se verá facilitado si se consigue que los datos geográficos creados por el estado sean libres (EE.UU.) y no un caro monopolio estatal (Europa) aun florecerán más todo tipo de aplicaciones (puedes firmar la petición para la modificación de la directiva Inspire de la UE).

Los mapas interactivos presentan retos de usabilidad y representación de información aún no resueltos.

Navegación estandar

No hay una navegación estándar sobre mapas interactivos. Los procesos de zoom y movimiento por el mapa no están estandarizados. Existen ciertos elementos más comunes que otros, pero luego su funcionamiento es diferente.

– Interfaz de Map24 –

– Interfaz de Maporama –

Navegación lenta

Navegar por un mapa (sin utilizar un buscador) es poco ágil. Es casi imposible encontrar a la primera el área de interés y se requieren muchos movimientos hasta encontrar el área exacta.

La navegación funciona correctamente si se trata de pequeños movimientos para explorar un área pequeña, una vez localizada por otros medios (buscador), pero grandes movimientos dan problemas.

Por estas razón no es recomendable basar un interfaz en la navegación por un mapa o hacer la navegación por mapa la única manera de encontrar los contenidos de un sitio web.

Conocimiento y familiaridad con el área

Para navegar por un mapa hay que conocer suficientemente bien el área en cuestión, de lo contrario es muy dificil y hasta imposible orientarse o localizar un lugar. Las indicaciones que incluyen los mapas ayudan, pero no siempre resuelven el problema.

Estos problemas se reflejan especialmente en sitios creados para turistas extranjeros cuya interfaz principal es un mapa. Los turistas pueden conocer el nombre de la ciudad o de la zona que buscan, pero desconocer totalmente su situación en un mapa del país y menos aún de la provincia.

En casos como webs inmobiliarias que utilizan mapas, es difícil hacerse una idea exacta de las áreas de una ciudad a no ser que se conozca perfectamente el trazado de las calles y los limites de cada barriada. Incluso para vecinos de la ciudad es fácil confundirse, difícil calcular distancias, etc.

Orientación viso-espacial

Entender un mapa no es algo banal. Los mapas utilizan un lenguaje que se ha desarrollado a lo largo de los siglos, pero no son algo extraordinariamente intuitivo.

Un mapa muestra una visión a vista de pajaro cuya comprensión requiere de una habilidad llamada orientación viso-espacial y su memoria asociada.

La orientación viso-espacial es una habilidad compleja, independiente del nivel de inteligencia en otras áreas y con niveles muy desiguales entre la población. A muchas personas les resulta difícil orientarse o encontrar un lugar en un mapa.

Aunque por lo general dado el tiempo suficiente la mayoría de la gente puede consiguer hacerlo, hay que tener en cuenta que pocas personas están dispuestas a dedicar más que unos pocos minutos a un sistema interactivo si no consiguen resultados.

La habilidad de orientación viso-espacial se puede aprender y mejorar. Con la expansión de los mapas interactivos la población aprenderá a utilizarlos.

Niveles muy básicos y con información muy específica, reducida y estandarizada, como mapas de metro si pueden ser dominados por casi toda la población. Sin embargo en otros niveles los mapas seguramente dejan fuera a una parte de la población significativa.

Indicaciones en el mapa

Las indicaciones en el mapa (nombres de ciudades, líneas fronterizas, carreteras, etc.) ayudan a orientarse y localizar los lugares buscados.

El número de indicaciones en el mapa está limitado por la superficie disponible, se trata de evitar que el mapa termine ocultado y que las indicaciones se superpongan unas sobre otras.

El problema de las indicaciones es mayor en los mapas interactivos. A diferentes niveles de zoom, diferentes indicaciones son relevantes. Por ejemplo, a niveles lejanos solo es relevante mostrar capitales y fronteras de paises. A niveles bajos se muestran aldeas o caminos vecinales, etc.

En los mapas generalistas (para cualquier uso) casi hay un estándar sobre qué mostrar a cada nivel de zoom, sin embargo en mapas con usos específicos ya no está tan claro. Dependiendo del escenario de uso y el perfil de usuario, las indicaciones pueden variar.

La gran cuestión es la relevancia. ¿A qué nivel de zoom es relevante un monumento? Una iglesia en principio tiene sentido mostrarla solo a un nivel de zoom muy cercano, pero si estamos en un mapa diseñado para turistas, puede tener sentido mostrarla a otro nivel de zoom.

El otro gran problema de los mapas interactivos es que las informaciones aparezcan y desaparezcan según el nivel de zoom, lo que es en cierto modo confuso para el usuario. Si se busca la catedral de Barcelona en un mapa interactivo, pero el nivel de zoom es demasiado alto la indicación o icono "catedral" no se mostrará, por lo que el usuario puede llegar a pensar que simplemente no está indicada en este mapa. Ciertamente se puede hacer zoom, pero si no se hace sobre el lugar exacto, se "aterrizará" sobre unas calles de Barcelona desconocidas, perdido sin saber hacia donde moverse para encontrar la catedral.

Por último queda el tema de los iconos. Para poder incluir más indicaciones sin ocultar el mapa, se recurre a iconos porque ocupan menos espacio que los textos. Algunos de estos iconos prácticamente son estándares (hospital, iglesia, etc), pero como cualquier sistema de representación basado en imágenes los iconos escalan mal, no todo es claramente representable mediante un icono.

Problemas específicos de Google Maps

Desde que Google Maps ha puesto a disposición de los desarrolladores su API que permite utilizar sus mapas, han aparecido multitud de sitios que los utilizan (Housingmaps.com, Chicagocrime o Trulia,.

Incluso en España abundan los proyectos que usan la API: Tagzania, Habitamos, Vivirama y Panoramio (del que soy co-fundador).

Sin embargo los mapas de Google tienen varios problemas de usabilidad y escalabilidad. El sistema parece creado exclusivamente para uso uso en Google Local donde funciona razonablemente bien, pero no para cualquier otro tipología de sitio web.

Problemas de situación, número y selección

Los marcadores (o pines) de Google Maps se superponen unos sobre otros. A veces se ocultan tanto unos bajo otros que no es posible seleccionarlos, saber cuantos hay, ni donde estan situados. En ocasiones hay tantos juntos que ni siquiera se puede ver el mapa.

Desplegar globos

Al seleccionar un marcador se muestra una especie de globo con la información que contiene. Parece es un sistema muy intuitivo, pero luego origina problemas.

Cuando se selecciona un marcador que está en los bordes del mapa, el mapa se mueve automáticamente para dejar libre suficiente espacio para mostrar el globo. Sin embargo al mover el mapa se pierde la situación original, lo que afecta a otros pines y la orientación del usuario, es necesario mover el mapa para volver a la localizacion original.

Listas de elementos como complemento imprescindible, pero limitado

No es posible conocer por adelantado que representa un marcador del mapa. ¿Es un restaurante, un hotelo un bar? Es necesario seleccionarlo y desplegarlo para ver su contenido, un sistema poco ágil.

La solución de Google Local (y otros sitios) es incluir listas de items al lado del mapa permiten encontrar la información que necesitas (nombre, teléfono, precio, etc.) mucho más rápidamente que seleccionando uno a uno los marcadores. Sin embargo esta es una solución limitada.



– Pantalla de resultados de Google Local –

La limitación aparece cuando existen muchos items en una lista y es necesario paginar. Solo se pueden mostrar en el mapa los marcadores (pines rojos) que representan a los items de esa página, pero no todos.

Esto es confuso, porque en un área (una ciudad o una calle) determinada pueden haber items (un hotel, un monumento), pero no ser mostrados porque no están en esa página, sino en otra. La paginación es un elemento de interacción que encaja con las listas de ítems, pero que no funciona muy bien con el modelo mental de interacción con un mapa.

Buscador como interfaz inicial para un mapa

Google Maps, con su homepage llena de explicaciones sobre como usarlo, desapareció hace tiempo y redireccionó a Google Local, un buscador donde indicar â??quéâ? y â??dóndeâ?. Los mapas son ahora un complemento a los resultados de la busqueda. En mi opinión por dos razones:

Primero por las limitaciones que he comentado antes, las de mapas en general y las de Google en particular. Estas limitaciones hacen pensar que los mapas solo tienen sentido como resultado a una busqueda, pero no como interfaces principales de búsqueda.

Con un buscador como herramienta inicial todo es más sencillo. Si se conoce el area concreta y la información exacta que la persona busca, por ejemplo â??Pizzas en New Yorkâ? se le puede mostrar directamente solo un tipo de información y en un área reducida. Esto hace que:

– No sea necesario navegar por el mapa, con los problemas que eso conlleva.
– El número de información a incluir sea limitada. En un área pequeña y de un tipo concreto deben haber pocos marcadores y poca información relacionada.

Segundo porque no hay nada superior al lenguaje humano. Un buscador aunque técnicamente busca, en realidad desde el punto de vista del usuario da respuestas a preguntas formuladas en lenguaje natural.

Basta ver las interfaces interactivas para trazar rutas entre dos lugares. Todas incluyen un mapa, pero la respuesta real, la información clara, concisa y valiosa es la ruta descrita en lenguaje textual.


– Ruta en formato gráfico y textual –


Un mapa por sí mismo no da una respuesta, sino que permite encontrar la respuesta.

Un mapa por si mismo no habla en lenguaje natural, sino en otro lenguaje que se debe aprender, muy útil para algunos objetivos y con muchas limitaciones para otros.

Los mapas como complementos

En realidad todos los problemas anteriores dejan claro que más allá del deslumbramiento que nos producen los mapas interactivos y sus infinitas posibilidades, actualmente los mapas funcionan mejor como importantes complementos, en muchos casos imprescindibles, que como interfaces principales o únicas.

Esta situación puede cambiar en un futuro próximo. Por otro lado en la actualidad para determinados, colectivos, objetivos y situaciones de uso, los mapas sí mismos puedan ser la interfaz principal. Ya se sabe, la definición de usabilidad dice que algo no es inheremente usable o inusable, sino que dependera de los usuarios, sus objetivos y el contexto.

Conclusión

La expansión de los mapas es un fenómeno fantástico. Los mapas han venido para quedarse, se utilizarán más y se extenderán a muchos ámbitos, pero hay retos importantes que superar y que hacen la aventura de desarrollar con mapas aún más emocionante.

Nota: Firma la petición para modificar la directiva Inspire y conseguir liberar la información geográfica estatal y permitir el desarrollo de una industria europea de servicios geográficos y cartográficos, como ya sucede en EE.UU.

Deja un comentario