Patrocinado por docxpresso.com
Portada > Artículo

De la ciudad al pomo

25-10-2011 - Cesar Martin

Resumen: Esta frase de Mies Van der Rohe debería estar grabada en tu cerebro a fuego. En un proyecto tienes que tener en mente todos los aspectos del mismo y no terminar hasta recorrerlo de principio a fin. Una entrega al 99% es una entrega fallida.

Valoración media: 3,00 | Votos: 2249 | Lecturas: 12387

A los jóvenes profesionales que entran en las empresas

No es que sea muy mayor, pero cuando la diferencia de edad entre los más jóvenes y tu es de 10 años, uno empieza a sentirse mayor. El caso es que la entrega en los proyectos y la implicación hay que tenerla clara desde el día 1. Lo que diferencia a un senior de un junior no es otra cosa que esa implicación.

Ser capaz de asumir el proyecto en su totalidad es vital para dar pasos adelante en tu carrera profesional. Más allá de lo que te pidan, tu tienes que levantar la cabeza y mirar lejos en el proyecto. ¿Qué pasará el día 1, que pasará el día 2?, ¿qué pasará si el plan A funciona?, ¿tenemos plan B, C?, ¿hemos comprobado y revisado el producto final en el entorno final de uso? ¿somos el primer cliente de nuestro producto?

Selecciona un punto de vista muy alto

Los exploradores (boy scouts) siempre dicen que para saber donde estás y encontrar el camino de salida debes subirte a un punto alto en el terreno y desde ahi encontrar la mejor salida. En un proyecto ocurre algo similar. El encargo del cliente es el laberinto en el que estás y para poder encontrar debes subirte a un punto alto. Desde ese punto alto deberás ver todos los frentes abiertos. Los clientes, los proveedores, los plazos, el presupuesto, la técnica, el arte, la identidad de cliente, sus valores, los competidores, el mercado... solo pudiendo ver el mapa completo podrás decidir con seguridad cual es la mejor salida. Si ves parcialmente el problema, será complicado definir la mejor solución.

Implicación más alla del deber

En cualquier trabajo y ante un encargo debes hacer dos cosas.

  1. Plantear una solución directa al reto presentado.
  2. Plantear una solución que mejore el reto planteado ofreciendo nuevos puntos de vistas que complementen el problema inicial.

Digamos que te dicen que diseñes un coche. Tu diseñas un coche fantástico, pero además diseñas un coche que tiene un motor eléctrico porque quieres reducir su impacto en el medio ambiente o aun mejor, diseñas una familia de coches modulares que se pueden convertir desde un vehículo de 2 plazas hasta uno de 6 plazas.

Este tipo de pensamiento de (1.) dar una respuesta excelente al problema planteado y (2.) dar una respuesta que mejora el problema inicial es lo que te hará destacar. El punto uno demuestra la profesionalidad de cada uno. El punto dos demuestra que además aspiramos a mayores retos, más complejos. Quedarse en el punto uno es correcto y es lo que ocurre en el 90% de los profesionales de cualquier empresa (si tienes suerte). El 10% restante será la gente que quiere más y que quiere avanzar.

Puntúa este artículo 1 punto 2 puntos 3 puntos 4 puntos 5 puntos

© Alzado.org | Algunos derechos reservados. Licencia Creative Commons